dissabte, 12 d’abril de 2014

EQUO denuncia que Arias Cañete llevará a Europa la Contrarreforma Ambiental del PP perjudicando al Medio Ambiente

Miguel Arias Cañete, cabeza de lista del PP para las elecciones europeasCOMUNICADO - Desde el partido político EQUO lamentamos la elección de Miguel Arias Cañete como candidato del Partido Popular a las Elecciones Europeas. Para nuestro partido Arias Cañete representa el continuismo de la contrarreforma ambiental y de las políticas tan dañinas que el PP ha aplicado en España en materia de Medio Ambiente. No representará los intereses de las personas, sólo los de unos pocos interesados.Desde EQUO recordamos los numerosos ataques del Ejecutivo de Rajoy, del cual Cañete forma parte, contra en Medio Ambiente. Entre ellos destaca la reforma de la Ley de Costas. Algo que, a juicio de la formación, supuso el expolio y la privatización de nuestro litoral, así como la vuelta de la especulación y el neo-ladrillismo a la economía.Problemas como la incineración, los residuos, la degradación del territorio que sufre Melilla, en gran medida dependen de normativas realizadas en la Unión Europea , personas como Cañete no son precisamente las que puedan resolvernos esos problemas  en el Europarlamento.   
 Por otra parte, EQUO ha denunciado la pasividad de su Ministerio frente el uso de energías peligrosas y sucias. Ejemplo de ello es el Fracking, un método de extracción de hidrocarburos muy dañino para el entorno y la salud de las personas.Estas medidas evidencian, según la formación, una falta de visión de futuro en la lucha contra el Cambio Climático. Un fenómeno global cuyos efectos se notan cada año más en forma de pobreza, conflictos y catástrofes naturales.Para EQUO, el Parlamento Europeo es el espacio idóneo para construir una economía y un modelo de desarrollo más respetuoso con el medio ambiente y con las personas. Por ello, creemos que en  estas elecciones debemos alejar de nuestras instituciones a los que promueven la especulación y la sobre-explotación de lo que es de todos.Ese cambio es necesario porque merecemos otra Europa y, sobre todo, a unos representantes que se la tomen en serio y que estén a servicio de la gente.