dissabte, 8 de juny de 2013

Cine y Teatro: "Inch' Allah" y "Si no hay paga no se paga"

Inch’Allah: una mirada transparante al conflicto palestino-israelí

inch allah
Ojalá. Tomando el significado aproximado en árabe (literal: “si Alá quiere”) del título del segundo largometraje de ficción de Anaïs Barbeau-Lavalette, es justo expresar un deseo: ojalá todas las películas sobre el conflicto palestino-israelí que llegan a nuestros cines con el velo de la mirada ajena tuvieran la entereza, transparencia y finura de Inch’Allah. Barbeau-Lavalette, conocida por documentales como el que hizo sobre los extras de Incendies, de su compatriota Denis Villeneuve, vuelve a rodar en Oriente Medio, esta vez en Cisjordania, cerca de donde se desarrolló parte de su juventud. No es difícil buscar rasgos autobiográficos en Chloé, la doctora canadiense interpretada por Evelyne Brochu (actriz con prometedor futuro). Vive dividida entre su trabajo en un centro de salud para mujeres palestinas del campo de refugiados y su piso en Jerusalén, al otro lado del ominoso muro. La narración se pega a ella y sus contradicciones, entre la cercanía hacia una de sus pacientes palestinas embarazada, Rand, y la amistad ribeteada con atracción sexual hacia su vecina israelí, Ava, que pertenece al ejército. La fragilidad de ese equilibrio equidistante y no exento de desarraigo en Chloé pronto experimenta grietas que el muro no tiene (lo peor del filme son sus simbólicos minutos finales) y termina de dar forma a un retrato psicológico profundo y peliagudo manteniendo las capas de complejidad como ambiente en vez de como excusa.

Estreno de la obra de Darío Fo "¡ Sin paga, nadie paga !" 
Imagen: 'Sin paga, nadie paga' con Pablo Carbonell en el Teatro Infanta Isabel
  Los días 7 y 8 de junio a las 21 h. el Teatro Kursaal de melilla acogerá las últimas  representaciones ( y esperamos que no sea cierto )  de la obra del Premio Nobel de Literatura y autor satírico Dario Fo "¡ Sin paga, nadie paga !". La obra es una sátira delirante sobre un grupo de paradas que deciden "asaltar" un supermercado para tener algo que comer. La obra está interpretada por Pablo Carbonell y María Asasi y ha sido adaptada al teatro por el mismo autor.